Oscar Arias

Mi opinión sobre el proceso de negociación de la paz en Colombia

San José, Costa Rica

06 de setiembre de 2012

El proceso de diálogo por la paz que el Presidente Juan Manuel Santos ha iniciado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) es un encomiable esfuerzo por dar fin a uno de los más largos y dolorosos episodios de violencia en la historia de América Latina.

Independientemente de la opinión que cualquiera pueda albergar sobre las FARC o sobre el conflicto que durante décadas ha atormentado al pueblo colombiano, lo cierto es que la noticia de una negociación merece más que interés o aquiescencia: merece fe y esperanza, apoyo y colaboración. Algunos objetan que otros esfuerzos han fracasado en el pasado. Esa es una historia común. Si permitiéramos que los intentos fallidos se convirtieran en obstáculos válidos para volverlo a intentar, no existiría nunca más que una oportunidad para la paz.

Ninguna negociación está ungida de certeza. Lo que interesa es que el Presidente Santos ha iniciado un diálogo que puede significar el fin de una guerra. En este proceso de negociación no se trata de decidir qué pensamos sobre las FARC, sobre los paramilitares o sobre el Gobierno colombiano. Se trata de decidir si estamos a favor o en contra de un acuerdo de paz en Colombia. Sólo si lo expresamos en estos términos, podemos entender la magnitud de lo que está en juego.

Creo firmemente que la negociación debe iniciar por el tema más controversial, que es también el más complejo: el cese de todas las hostilidades. No tiene sentido discutir sobre plazos, condiciones, amnistías, si no existe un acuerdo para poner fin a toda forma de violencia. Esa es, quizás, la principal lección que se desprende del proceso de pacificación de Centroamérica. Acordar un alto al fuego, a los secuestros, a los asaltos, a los atentados, sería una demostración elemental de buena fe por parte de las FARC, pero también una de las mejores maneras de aumentar las probabilidades de que ambas partes se sientan comprometidas a llevar la negociación hasta el final. Para que un proceso de negociación tenga éxito, todos deben sentir que tienen participación en el resultado y que tienen mucho que perder en caso de desistir.

Muchas veces he mencionado las negociaciones de Camp David, en el año 2000, cuando Shimon Peres, Issac Rabin y Yasser Arafat alcanzaron un acuerdo sobre la casi totalidad de los temas, pero no fueron capaces de transigir en unos cuantos puntos. Lo que esto nos dice es algo muy sencillo: esos puntos valían más para las partes que todo lo acordado con anterioridad. Esto demuestra que en toda negociación la estrategia debe ser siempre reducir el costo del acuerdo y aumentar el costo del fracaso.

El cese a las hostilidades también galvanizaría presión de parte de la comunidad internacional. Un punto en el que el proceso de paz en Colombia difiere significativamente del proceso de paz en Centroamérica, es que durante la década de los ochenta, las cinco repúblicas centroamericanas negociábamos en contra de la voluntad de las dos superpotencias de la Guerra Fría, que siempre se opusieron al Plan de Paz que yo había propuesto. Francamente dudo que algún actor internacional se atreva ahora a boicotear el proceso de paz en Colombia. Esto representa una oportunidad invaluable para las FARC de obtener una salida similar a la que obtuvo el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, que hoy forma parte de la institucionalidad política de El Salvador.

Junto con la necesidad de iniciar con los temas más controversiales, creo que es importante no darle largas a la negociación. Muchas veces he dicho que la paz no es fruto de la impaciencia. Pero mucho menos es fruto del perfeccionismo y la postergación. Las partes deben sentir que tienen tiempo para decidir, pero que ese tiempo no es ilimitado. El conflicto centroamericano nos enseñó la importancia de aprovechar el moméntum. La atención del mundo es breve, los recursos son escasos y otras prioridades compiten siempre con la búsqueda de la paz. Las autoridades colombianas han manifestado su interés de reunirse en Oslo y luego en Cuba. Sería ideal si pudieran comprometerse a alcanzar un acuerdo en Noruega, lugar que además ha sido testigo de procesos tan significativos como los Acuerdos de Oslo entre Israel y Palestina, en 1993.

Estoy consciente de que muchas personas opinarán sobre la forma en que deben conducirse estas negociaciones. Mi interés es simplemente compartir las lecciones del proceso de paz centroamericano que continúa siendo, hasta hoy, un testamento del poder de la razón y la voluntad sobre la violencia y la adversidad. Se requiere humildad y flexibilidad. Se requiere hidalguía y sentido de responsabilidad histórica. Lo que nos enseñan procesos como el de Irlanda del Norte, como el de Suráfrica, como el de Centroamérica, es que la paz no es la obra de héroes ni titanes, sino de hombres y mujeres imperfectos, luchando en tiempos difíciles, por un resultado incierto. Pero eso, lejos de desalentarnos, debería alimentar nuestra esperanza en el diálogo que lidera el Presidente Santos. Nada impide que Colombia llegue al fin, y ojalá para siempre, a construir el destino que merece su pueblo.

Óscar Arias Sánchez